“Las cosas bien hechas solo tienen un camino, se llama moda sostenible” Elisa Muresan

Elisa Muresan y Miguel Mateo forman la marca de moda Elisa Muresan. Ambos constituyen un conjunto de valores corporativos poco comunes en España dentro de su sector. Desde sus inicios decidieron aplicar su estilo de vida en un proyecto que mezcla la pasión y la responsabilidad social y que dio como resultado la moda sostenible, sin duda un punto diferenciador de cara al público.

En ¡Arrea! Magazine nos interesó su particular forma de ver el diseño  y nos citamos en su tienda en el centro de Zaragoza para realizar esta entrevista.

 

¡Arrea! Magazine: ¿Cuál es la historia de vuestra marca, como nació?

Miguel Mateo: Nació en 2012 después de varios intentos con otro tipo de negocios, nos dimos cuenta que lo que a nosotros realmente nos gustaba era la moda, y sobre todo a ella, y quisimos montar una marca de moda. Lo que pasa es que cuando empiezas a montar un negocio, empiezas a conocer los entresijos y las cosas que hay detrás y no iba mucho con nuestra filosofía de vida, con nuestra manera de entender el mundo, era bastante contradictorio. La cuestión era que queríamos sacar una marca de moda pero no de esa forma. Entonces investigando un poco empezamos a conocer el tema de la moda sostenible y a partir de ahí fuimos investigando e íbamos viendo que esa forma de hacer moda coincide más contigo.

En 2012 ya nace la marca como una marca de moda sostenible. En principio trabajamos con tejidos ecológicos y con taller externalizado.

 

A.M.: La anterior marca ¿era de moda?

M.M.: No. Íbamos tocando varios sectores, y la verdad es que a ella (Elisa)siempre , le gustó la moda y yo la llevaba siempre hacia otro sector. Ya en el segundo intento, que salió un poco regular, por no decir mal, ya vimos que la moda era lo que nos gustaba realmente.

A.M.: A Elisa la inquietud por la moda ¿de dónde le proviene?

M.M.: Yo tengo dibujos de ella desde cría, incluso hemos puesto algunos por Instagram. Y siempre le ha dado por dibujar vestidos. Un poco es la historia que se cuenta “yo desde cría y tal”, pues muchas veces es verdad. Su abuela, como muchas abuelas, era modista y se dedicaba a la ropa, incluso tiene un telar allí en Rumanía.

Suena muy radical pero yo siempre lo digo, yo no me pondría una prenda que alguna de las personas que ha participado en su realización este muerta o explotada. No sería capaz.

A.M.: ¿Cómo está conformado vuestro equipo de trabajo?

Somos ella y yo. Ella no estudió diseño pero sí que estudió durante 8 años patronaje y confección. Uno de los puntos importantes de la marca es el patronaje. Que no estudies diseño no significa que no puedas dedicarte a ello, tu lo llevas ahí dentro y luego ella ha utilizado las armas del patronaje y la confección para sacar todo eso. Ella se dedica a diseño, patronaje y confección, hace absolutamente todo, tiene otra persona que le ayuda, que es Encarna y ahora en tienda estamos yo y Loana. Todo lo que tiene que ver con el diseño y la producción lo lleva ella, el resto: marketing, ventas y comunicación lo hago yo.

A.M.: ¿Desde vuestro punto de vista, por qué el diseño tiene que ser sostenible?

E.M.: Porque no hay otro camino.

M.M.: Para mí es muy sencillo. Realmente la forma de consumir que tenemos está agotando los recursos naturales, eso no nos lleva más que a un sitio, el precipicio. Suena muy radical pero yo siempre lo digo, yo no me pondría una prenda que alguna de las personas que ha participado en su realización este muerta o explotada. No sería capaz. Simplemente pensamos que para las cosas bien hechas sólo hay un camino, se llama moda sostenible. Yo creo que es la única forma de hacer las cosas bien. Si quieres acumular dinero puedes hacer millones de cosas, pero si quieres hacer las cosas bien y no tener ningún impacto en la naturaleza, los animales o las personas, la única forma es la moda sostenible. El sector de la moda es el segundo más contaminante tras el petróleo.

A.M.: ¿Vuestros valores de marca os han supuesto muchos inconvenientes a la hora de vender? ¿Qué es lo más difícil de ser coherentes con una filosofía así?

M.M.: Al principio quizás es un poco más difícil, cuando estás en un país que todavía no conoce muy bien que es la moda sostenible, cuando empiezas de cero en un país con un gran retraso, que todavía no se conoce mucho… Porque la gente se pregunta por qué me vendes tu a mí una camiseta por 30 euros cuando esa misma la puedo conseguir por 9,90. Si no sabes lo que hay detrás muchas veces el precio es el hándicap que tiene la moda sostenible ahora mismo.

 

A.M.: Porque en Zaragoza en realidad sois los únicos que hacéis este tipo de ropa.

M.M.: Tal y como lo hacemos nosotros, suena muy aventurado pero no hay otra marca que lo haga con este estilo. Nosotros compramos las telas y a partir de ahí realizamos todo, controlamos todo el proceso y todo se hace a mano. Seguramente habrá marcas más pequeñas que lo harán a mano, no tendrá nada que ver con el estilo y me imagino que no tendrán la misma proyección que nuestra ropa. A Elisa Muresan queremos convertirla en una de las marcas más importantes a nivel nacional. La idea es abrir más tiendas.

A.M.: ¿Los tejidos de dónde provienen?

M.M.: Los tejidos vienen de Europa con certificado GOTS, que certifica todo el proceso desde el cultivo a los tintes.

 

A.M.: Se podría decir que vuestra marca es básicamente femenina

M.M.: Es otra de las cosas que queremos ampliar. Ahora mismo es femenina, pero yo ahora mismo estoy vistiendo Elisa Muresan, las camisetas que llevo todas son de aquí. Elisa utiliza mis patrones para hacer ropa de mujer, lo podríamos llamar unisex. De momento no los publicitamos como unisex, pero sí que puede serlo.

 

A.M.: Tenéis una silueta muy suelta y unos cortes muy característicos ¿hacen parte también del valor diferenciador?

E.M.: Son diseños muy limpios, minimalistas, cómodos, que el complemento lo puedas cambiar, le puedas dar el toque que quieras al vestido…

M.M.: Yo creo que si preguntas a la mayoría de nuestras clientas te van a decir que es ropa cómoda. Muchas veces el ir entallado no es cómodo. Si te fijas no hay ninguna cremallera o botón. Todo lo que sea evitar cosas que puedan incomodar lo evitamos, aunque en invierno es más difícil. Luego también para el reciclado si las prendas llevan cremalleras, botones y estas cosillas es más difícil.

A.M.: ¿Cómo es vuestro proceso de diseño?

M.M.: Es diferente a como se hace normalmente, es un poquito más complicado. Elisa elige los tejidos disponibles que nos aportan los proveedores teniendo una idea previa y cuando estos llegan a nuestras manos empieza a concretarse el diseño y se ve si hay algo que modificar. Como ya sabes como son los tejidos entonces las variaciones son mínimas. Hacemos prêt à porter, no es ropa hecha a medida.

 

A.M.: ¿Tenéis algún referente en la moda para compartir con nosotros?

M.M.: De los grandes Elisa le gusta Stella McCartney, María Cos. Tampoco es que tengamos alguien en que te estés fijando continuamente.

 

A.M.: En realidad estáis partiendo de cero en mucha cosas, como en esta filosofía

M.M.: No, esto es del primitivo que digo yo, lo que pasa es que antiguamente lo utilizaban los hippies y no había un diseño sino que era algo medioambiental. Esto existe antes de que nosotros naciéramos seguro, pero ahora se mira desde el diseño.

 

A.M.:¿Os acordáis de la primera prenda que vendisteis?

M.M.: No la recuerdo pero fue en Aragonia. Nosotros llevábamos tres años, habíamos sacado alguna colección y vendido a tiendas. Por cierto, la primera colección se vendió a tiendas y nos compraron y cuando fuimos a comprar el tejido otra vez no había. Estuvimos tres años con ventas super bajas, decidimos tienda online, las ventas tampoco llegaban. Así que decidimos venderlo nosotros y encontramos algo en Aragonia, que por unos meses te podías poner por un precio razonable y desde el primer día empezamos a vender. Es una ilusión grandísima después de tres años de trabajo empezar a vender un poquito todos los días. Cuando abrimos la tienda fue un cambio radical, los primeros meses fueron duros, pero ahora ya tenemos un negocio.

 

A.M.: ¿Algún fracaso o éxito que nos podáis contar que haya atravesado vuestra marca?

M.M.: Una historia de fracaso no existe, es un aprendizaje. Si podemos llamar historia de éxito o fracaso, hasta ahora nuestra historia ha sido de un fracaso continuo, un aprendizaje continuo. No tenemos estudios, no tenemos alguien detrás con un bote con dinero y nos ha costado muchísimo. Aunque tengas estudios o dinero los errores los vas a cometer. Yo siempre digo que la diferencia entre el éxito y el fracaso está en continuar o no. Muchas veces llega un momento en el que todo te sale tan mal que tú te agotas y empiezas a pensar que lo que tú querías tanto ya no lo quieres. Cuando llegas  a un momento en el que estás tan bajo que lo dejas, es el momento en el que un proyecto deja de existir. Sin embargo si tú tienes clarísimo lo que quieres, donde quieres llegar… Yo creo que en todos los proyectos se necesitan dos personas, porque en el momento que flaquea uno está el otro. O que tengas a alguien detrás que cuando tú no quieras continuar te diga que continúes. Porque tú no sabes cuál será la caída en la que levantes y estés preparado.

 

Desde luego Elisa Muresan es una marca en la que su particular forma de ver el mundo va por delante los objetivos financieros, es el centro de todo lo que hacen. Podríamos decir que ella es el corazón de la marca y él su voz. Ambos sin duda tienen entre sus manos un proyecto de vida que convierten en marca para servir a otros, eso sin duda es branding.

 

Su producción es casera, local, atemporal, justa y de calidad, con el caso de la existencia de esta marca nos surge una pregunta ¿hay acaso alguna excusa para no hacer realidad los sueños?

 

La entrevista termina cuando Miguel nos muestra una chaqueta hecha a base de piña.Como su proveedor proviene de Alemania, este le había comentado que bajo ese material solo se había empleado en complementos tales como zapatos y cinturones por lo que ese ejemplar de chaqueta era única en el mundo, y claro ¡Arrea! magazine pudo fotografiarla.

 


Entrevista: Gerardo Maza. Vídeo y corrección de textos: Sonia Sanz Pardo. Fotografía: Xoel Burgués

 

Artículos relacionados

Deja un comentario