Antonia, una vajilla para tapas made in Zaragoza

‘Antonia’  nace de la mano de la diseñadora de producto zaragozana Ana Garín, que la elaboró a partir de su Trabajo de Fin de Grado. Surge como repuesta a la necesidad de crear una vajilla de uso específico para tapas.

Este proyecto celebra la ‘cultura de tapas’ que se vive durante todo el año en los bares zaragozanos, y que efectúa su concurso más importante entre los meses de octubre y noviembre (XXIII edición del Concurso de Tapas de Zaragoza 2017). 

De modo formal, ‘Antonia’ parte de la geometría básica de cuadrados y rectángulos con unas esquinas y unos bordes suavizados a través de ligeros redondeos que aportan continuidad y delicadeza a las piezas. El hecho de que las paredes sean rectas y paralelas entre sí hace que su disposición en la mesa sea más ergonómica. Además de esta forma la colocación de las tapas se vuelve más funcional.

 

 

Esta vajilla está pensada para su uso en bares y restaurantes de tapas. Se quiere desvincular de la idea de comida rápida y su uso estaría más asociado a un ritual de slow food. Los usuarios se sentarían en una mesa y disfrutarían tranquilamente de una comida compuesta de tapas. 

Los componentes

La familia de esta vajilla la componen nueve objetos: plato llano, plato hondo, bandeja grande para pinchos, bandeja normal más pieza de madera, una salsera para panes más pie de madera y una salsera estrecha con porta salseras de madera.

Las piezas se clasifican en dos: por un lado tenemos las compuestas por material cerámico y por otro las de madera. Estas últimas son un complemento de las primeras.

Tanto las bandejas como los platos cuentan con un pie liso y compacto, su forma varía entre cuadrado o rectángulo. Este pie permite coger las piezas con mayor facilidad. Todos los productos pueden emplearse de manera individual y colectiva. Cabe destacar la versatilidad de algunos de ellos.

La bandeja para pinchos puede emplearse como bandeja normal y colocar sobre su superficie lisa los diferentes alimentos. Como singularidad tiene unas hendiduras en los bordes superiores que sirven para sostener brochetas y pinchos.

La bandeja normal cuenta con una pieza de madera que por una cara es lisa y por la otra tiene un hueco donde encaja la salsera para panes, creando un nuevo conjunto.

Los materiales

Los materiales que se han seleccionado son el gres y la madera de fresno. El primero, debido a sus características de impermeabilidad, dureza y resistencia. Además de su aspecto granulado que otorga a la vajilla un carácter singular.

La madera de fresno destaca la cercanía y la relación calidad-precio, ya que no es una vajilla de lujo. La buena resistencia al impacto la hace perfecta para el uso en bares y restaurantes, y además es fácil de trabajar, de modo que se optimizará más el tiempo.

 

Los colores

Según su autora, Antonia “se apoya en la psicología del color, a través de unos salvamanteles individuales, y en cómo los diferentes tonos ayudan a realzar ciertos atributos de los alimentos”. Ana Garín define su proyecto como “una vajilla sencilla, modular y multifuncional”. 

Garín estuvo presentando su proyecto en el Arrea Meeting Vol. 2 del pasado 27 de octubre que organizó ¡Arrea! Magazine.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario