La coherencia individual y la responsabilidad social

Somos conscientes de que nadie posee la verdad absoluta. Desde Arrea somos defensores de la libertad de expresión, creemos en la diversidad y amamos la coexistencia de culturas, opiniones y pensamientos que se respetan mutuamente.

Por eso, quizás es conveniente aclarar que esta sección está creada con el único fin de ofrecer un punto de vista poco conocido del diseño. No pretendemos dar lecciones ni adoctrinar de lo que está bien o está mal, puesto que, como dijimos en el capítulo titulado Diseño y sociedad: las bases, cada diseñador y cada ser humano posee un modo diferente de ver el mundo, y eso nos encanta.

En el capítulo anterior también hablamos sobre parte de las bases que sentaron el modelo del comportamiento y pensamiento del ser humano actual, haciendo referencia al libro El miedo a la libertad de Erich Fromm. En esta ocasión hablaremos del aquí y el ahora.

¿Y qué hacéis?, ¿pero es una carrera?(esa es mi favorita, como si el pasar cuatro o más años memorizando hiciera de ti una persona más plena, o te sacarán de la universidad con el pan debajo del brazo). Son dos preguntas que me han hecho con bastante frecuencia durante mi recién acabada carrera. Y la verdad es que aún no sé responder qué es el diseño, ya que definirlo es una gran responsabilidad, pero lo que sí tengo claro es lo que todo lo que implica para lograrlo.

Desde muy pequeños nos cercan como ovejas. Nos obligan a vivir encerrados en una caja: no hagas esto, no te pongas lo otro, no preguntes tal cosa. Tendemos a crecer con pensamientos ajenos, miedos infundados, complejos que nunca nos han pertenecido, incluso con sueños que no son nuestros.

Pero culminadas algunas etapas importantes como lo son la universidad, logras independencia, ahora no quieres depender, ahora somos, dentro de nuestras propias condiciones, dueños de nuestro destino. Y esta frase que suena tan a nubes de algodón y piruletas es real, para lo bueno, y sobre todo para lo malo. Porque nosotros como diseñadores, artistas, comunicadores, tenemos un vínculo de por vida con ciertas personas, y dicho vínculo nos sujeta a depender de estas.

Entendiendo el trabajo como proyectos que reportan beneficio económico a cambio de nuestros servicios, nosotros trabajamos por y para las personas. Al igual que el ser humano necesita de la sociedad por su propia naturaleza, nuestro trabajo no existiría sin el resto de seres humanos. Este vínculo se puede mantener teniendo o no cierta ética y moral, pero lo cierto es que siempre estará ahí.

Tanto trabajando para una empresa de automóviles como para una ONG, nuestro papel siempre va a depender de la sociedad. Y qué menos que siendo “presos” de este vínculo, procuremos una convivencia entre nosotros plena y duradera. Al fin y al cabo, sin sociedad no podríamos ser nada, tanto como seres humanos como diseñadores.

Esto no quiere decir que haya que apuntarse a un voluntariado, ni que tengamos que donar todos nuestros ahorros a ninguna organización. Quiere decir que debemos ser conscientes de lo importante que es nuestro trabajo para con nuestro mundo, nuestro ahora, nuestro planeta y nuestra sociedad.

Somos nosotros los que estaremos aquí unos cuantos años más, no lo son ni las chicas depiladas de los anuncios de cuchillas de depilar, ni los hombres extra-masculinizados de los anuncios de perfumes; estos clichés son modelos impuestos, son simples “personajes de ciencia ficción”, y nosotros somos las personas, los que van a comer, reír, beber y los que hacemos cosas reales, con cuerpos reales.

Por eso tenemos que ser coherentes con nuestras acciones, y tratar de ir siempre un paso más allá de lo que se supone que estamos obligados a hacer, salir de la caja. Ser conscientes del mundo que nos rodea y tratar de progresar unidos.

El diseño social va de integrarnos como sociedad respetando la individualidad de cada uno y sin que lo primero interfiera con lo segundo y viceversa.

—-

Si os interesa el diseño social, os dejamos la referencia de este evento que se dio el 22 de julio en Guatemala. Se trata de Conversa, un foro que reunió a varios diseñadores integrados en la causa social dando charlas y mostrando algunos de sus proyectos, y que nos ha parecido muy interesante. ¡Ojalá se hiciesen más foros en España como Conversa ‘17!


Marta Asensio es diseñadora gráfica, sus proyectos estudiantiles e investigaciones personales le han llevado a relacionar el diseño y su responsabilidad social. Es community manager de ¡Arrea! Magazine.

Artículos relacionados

Deja un comentario